Consejos para prevenir los problemas contra las espigas

Llegan las temidas y peligrosas espigas

Estamos en primavera, llega el buen tiempo y con él las salidas y los paseos con nuestro mejores amigos. Pero no todo es bueno en el campo, la montaña o incluso en los jardines, puesto que en esta época llegan las también temidas y peligrosas espigas.

¿Las espigas?  Sí, las espigas son el mecanismo que utilizan algunas plantas para esparcir sus semillas y poder reproducirse. Como la naturaleza es sabia, están diseñadas con una forma que se sitúa entre el arpón y el paraguas. De modo, que se clavan en la piel y el pelo de los animales, para que estos les sirvan de transporte hacia otras zonas, o se van volando con el viento a ciertas distancias. Además, se enganchan en el pelaje y es difícil retirarlas. Así que pueden provocar heridas, infecciones o abscesos en ellos, que pueden llegar a ser graves.

 

Hay que prestar especial atención a determinadas zonas

Por este motivo, deberemos prestar especial atención a determinadas zonas, que son las de mayor adherencia de estos elementos.

Lo primero y más obvio que tendríamos que tener en cuenta es el pelo del animal. Sobre todo en perros de pelo largo, puede convertirse en un problema constante, por lo que lo más adecuado sería prevenir, cortando el pelaje cuando se acerquen estas fechas en el calendario.

Otra de las zonas que suelen producir problemas con las espigas, son las interdigitales. En las patas se clavan entre las almohadillas y puede complicarse. Ante este hecho, tendremos que acudir al veterinario, que hará un pequeño corte usando anestesia o sedación.

Los oídos de nuestras mascotas también pueden albergar espigas. Tendremos que revisarlos si observamos una reacción similar a la otitis, si el animal ladea la cabeza o se rasca con frecuencia. Y en caso de que se infecte, necesitará que lo retire el veterinario y les ponga un tratamiento.

Otra de las zonas propensas a los problemas por espigas, es la nariz. En estos casos, veremos que el animal estornuda con frecuencia, e incluso que sangra con facilidad, puesto que ahí hay muchos capilares. La cura también requerirá de una visita al veterinario, que tendrá que dormirlo para extraer la espiga clavada.

Por último, tenemos que tener en cuenta los ojos del perro. Y si apreciamos que se inflaman o que está muy alterado, visitar también al veterinario, puesto que es muy doloroso.

 

La clave está en prevenir

En cualquier caso, y como siempre os recordamos en VETERPLAS, la clave está en prevenir.

Por eso, cuando llega este tiempo es tan importante evitar el campo y las zonas con espigas; especialmente aquellas que estén secas y amarillentas.

También debemos, por supuesto cortarle el pelo a los animales, ya que así ¡Es mucho más difícil que se les claven!

Y revisarlos concienzudamente, siempre que hagamos salidas con ellos.

Así tendremos una mayor tranquilidad, y evitaremos el peligro puesto que, como ya os hemos dicho, puede haber complicaciones. En estos casos siempre lo mejor será ¡acudir a Veterplas!

 

Si tienes cualquier duda o pregunta no dudes en llamar al 927 41 85 59. Y si tienes alguna urgencia llama al 605 40 30 04.