Perrita Chiuahua embarazada

CONTAMOS EL PROCESO DEL EMBARAZO Y CESÁREA.

Sabemos lo importante que es para ti que tu perrita esté bien durante todo el embarazo y los días previos al parto. Es normal estar nervioso y más aún si la perra es primeriza.

Por lo general, el nacimiento de los cachorros es muy sencillo y no suele complicarse, las mamás son muy instintivas y saben perfectamente cuándo será el momento del parto. En otros casos, los partos sí se pueden complicar, debido a algunos factores como la edad, la raza o la salud del animal.

Por eso, siempre que nos llega algún caso de embarazo a la clínica, gestionamos y estudiamos todos los factores para determinar si el parto podría ser o no de riesgo. Para nosotros lo primero es la salud de la perrita y que no sufran en ningún momento ni ella ni los cachorros.

Hoy os contamos todo el proceso que seguimos con este caso que consistió en un parto de una perrita Chihuahua mediante una cesárea programada.

ESTUDIO DEL CASO

Lo primero que hicimos al llegar Cloe a la clínica, fue estudiar su caso y ver si podría correr algún tipo de riesgo. Una vez comprobado, realizamos una ecografía para cerciorarnos de que la perra está preñada, ya que en algunos casos hasta el tercer mes no sabemos con exactitud si la perrita podría o no estarlo.

Ya sabiendo que sí lo está y teniendo en cuenta el periodo de gestación, que es de 58 a 68 días, prevemos la fecha aproximada del parto y realizamos un seguimiento periódico para comprobar que todo vaya bien hasta el día del parto.

REVISIONES PREVIAS AL PARTO

 Las revisiones periódicas han consistido principalmente en valorar el estado de la madre y los perritos. A los 30 días, realizamos un chequeo para ver el peso de Cloe y analizar la alimentación que está llevando porque es muy importante que la mamá esté bien nutrida,  porque de esta manera también lo estarán los cachorros. En esta revisión también realizamos una ecografía para observar el estado de los perros.

A los 55 días concertamos otra revisión. En este caso, volvimos a pesar a Cloe y le tomamos la temperatura. También hicimos un análisis de glucosa y calcio para ver si todos los niveles estaban correctamente.

A medida que iban pasando las semanas, en las ecografías comprobábamos cómo iban creciendo los cachorros y poco a poco íbamos calculando el número de fetos, aunque hasta la semana 7 es cuando están bien formados. Es entonces cuando más fácil es saber el número de cachorros que vienen.

Para ello, nos ayudamos de una radiografía y contamos las cabezas o columnas, ya que es lo que más se ve y lo más fácil de contar. Tras revisar las radiografías comprobamos que todo estaba correctamente y después de contar, determinamos que… ¡Había 5 cachorros! 🙂

Las últimas semanas son las más duras para la perrita porque su cuerpo sufre cambios para prepararse para el parto. En este caso, a pocos días de dar a luz, Cloe volvió a la clínica y le realizamos la última ecografía para valorar el estado de los perritos. Determinamos que aunque faltaba muy poco, no había espacio en la bolsa, por lo que decidimos junto con los dueños, que si no daba a luz en casa en el fin de semana, programaríamos una cesárea para el lunes, ya que comprobamos que los cachorros estaban bien y no había señales de estrés fetal.

Además, con una cesárea programada, tanto la perrita como los cachorros no sufrirán ningún tipo de estrés.

¡LLEGÓ EL GRAN DÍA!

Tras pasar el fin de semana y Cloe no dio a luz, regresaron a la clínica para ser ingresada.

Realizamos un preparatorio para que estuviera tranquila y preparada.

 Anestesiamos a la perrita y procedimos a realizar la cesárea. Como no es un parto natural, al sacar a los cachorros tenemos que frotarlos como lo haría la mamá con la lengua, así los ayudamos a que respiren por sí solos. Es muy importantes darles calor, por eso, siempre que asistimos un parto o cesárea, trasladamos a los cachorros a la incubadora hasta que la mamá despierte y pueda amamantarlos.

El resultado de la cesárea fue ¡5 cachorritos de distinto color!

Al principio, a la perrita le puede costar aceptar a los cachorros, por lo que hay que darles biberón y estimularles para que hagan pis. Esto se hace cada dos horas, aunque sea por la noche. En cualquier caso, también se les puede dejar hospitalizados y nuestro equipo profesional está preparado para poder hacerlo y atenderlos.

En otros casos las perritas los aceptan desde el principio y los cachorros se pueden alimentar solos. ¡Al final la naturaleza es sabia, y con un poco de ayuda las mamis pueden cuidar de sus crías.

¿Tienes una perrita que pronto dará a luz? ¡Esperamos que este post te haga servido para conocer todo el proceso! Cada caso es diferente y merece atención especializada, llámanos y resolveremos cualquier duda que tengas.
Nos encanta ayudar a hacer crecer nuestra #VeterplasFamily!

Estamos en Avd. de Salamanca, 32 (10.600 | Plasencia)

Teléfono: 927 41 85 59
Urgencias 24H.: 605 403 004

¡También puedes consultar nuestro día a día en redes sociales!

https://www.facebook.com/veterplas
https://www.instagram.com/veterplas/